Traducción

Traducción del inglés al español de la canción ‘All You Wanna Do’ del musical «Six»

María Meroño traduce la canción 'All You Wanna Do' del musical británico «Six», que cuenta la historia de las seis mujeres de Henry VIII.

María Meroño Fernández

Esta canción pertenece al musical Six de Marlow y Moss, que se adentra en la desdichada vida de cada una de las esposas del rey inglés Enrique VIII. La pieza traducida es la séptima del musical y se titula «All You Wanna Do». A lo largo de ella, la quinta reina, Katherine Howard, se revela como una víctima de cosificación y de sexualización por parte de los hombres desde una edad muy temprana. A través de los ligeros cambios en las repeticiones de los versos, vemos su evolución desde una niña enamorada e ilusionada de trece años hasta una joven de diecinueve a la que el rey acusa de adulterio y manda decapitar. En la traducción prima el respeto a la métrica original, así como al ritmo y a los acentos, de manera que el resultado sea una versión cantable y natural. Para facilitar la interpretación del cantante, se han añadido sinalefas (simbolizadas por medio de una raya), un recurso que logra unir la última vocal de una palabra con la primera de la siguiente para que se entonen en el mismo golpe de voz.


[CORO]

En tu mente soy,

en tu mente soy, cielo…

[KATHERINE HOWARD]

Yo siempre he sido—un diez; pobrecitas, sois un tres.

[CORO]

En tu mente soy,

en tu mente soy, cielo…

[KATHERINE HOWARD]

Los tengo loquitos por mí desde que yo nací.

[CORO]

En tu mente soy,

en tu mente soy, cielo…

[KATHERINE HOWARD, hablado]

Como mi profe de música, Henry Manox.

Niña fui, lo sé,

mas supe—entonces que…

(Cantado)

Lo único que te—interesa… Muac.

Alto, sexy Manox,

un experto con las manos.

Él con veintitrés,

y yo con trece no—estaba verde.

Me—afinó mejor que—a—un violín,

me enseñó—a soplar el flautín.

Con él practico el do, re, mi,

y cantamos la—escala, do a si.

Dime lo que—hacer,

cómo ser; voy a—obedecer.

Hay algo que me—une—a ti,

te—entiendo yo, y tú a mí.

Y creo que—es amor.

Dice que me tiene devoción.

Siento la conexión.

Es diferente, pienso yo.

Pues en tu mente soy,

en tu mente soy, cielo,

dulce, tierna y soñadora.

En tu mente soy,

en tu mente soy, cielo,

tan sensual y gran seductora.

En el cuello bésame.

Dime que soy bella cual clavel.

Al despertar…

lo único que te—interesa… Muac.

(Hablado)

Y después de él hubo otro: Francis Dereham.

(Cantado)

Serio, cautivador;

no se le puede decir que no.

Es la pasión en persona,

el secretario sexy que a mí me—enamora.

Voy a su—oficina, le asisto—al trabajar;

su pluma favorita me deja—usar.

Tengo tinta en las mejillas,

me duele la mano,

mas si—el señor me requiere, me quedo—un rato.

Dime qué debo—hacer,

cómo ser, voy a—obedecer.

Hay algo que me—une—a ti,

te—entiendo yo, y tú a mí.

Y sé que es amor.

En sus ojos veo devoción.

Siento—una gran conexión…

Es diferente, lo sé yo.

Pues en tu mente soy,

en tu mente soy, cielo,

dulce, tierna y soñadora.

En tu mente soy,

en tu mente soy, cielo,

tan sensual y gran seductora.

Me—haces daño; está bien.

Cerca me quieres tú tener.

Al despertar…

lo único que te—interesa… Muac.

(Hablado)

Ya, no—acabó bien…

Así que me tomé un descanso del amor.

¿Y sabéis a quién conocí?

(Cantado)

Grande era el rey,

el jefe de su propia—Iglesia,

alta posición,

aunque mirar su barba me provoca—aversión.

Un papel en la corte me dio,

y mi familia por él ascendió.

Me juró sin cesar que sin mí con él

muy perdido se ve; le—he de socorrer.

Dime qué debo—hacer,

cómo ser y proceder.

Creo pertenecer;

este lugar me sienta bien.

Pero luego empieza—a—hablar…

Me llama—amor y mucho más.

Jura sentir la conexión.

No—es diferente, otro—error.

Pues en tu mente soy, 

en tu mente soy, cielo,

dulce, tierna y soñadora.

En tu mente soy,

en tu mente soy, cielo,

fiel esclava—y gran seductora.

Me—haces daño, animal,

porque «no puedes esperar».

Al despertar…

lo único que te—interesa… Muac.

(Hablado)

Y nos casamos… ¡Viva!

(Cantado)

Enrique vive—indignado,

y sus amigos son muy pesados.

Se salva uno—y no más.

Es muy dulce—y cortés; es tan leal…

La vida—aquí no es ideal.

Con Thomas voy a aprender a—encajar.

Él quiere que me—encuentre bien.

A su lado voy cuando no—está—el rey.

Por fin, hoy pasó:

un hombre que me comprendió.

Sin más, no siente—amor.

Amistad; él me—entendió.

Solo—aprecio; ¡qué—emoción!

En sus ojos veo devoción.

Dice sentir la conexión…

Es justo como los demás;

diferente no será jamás.

Aunque quiera, siempre piden más…

Pues en tu mente soy,

en tu mente soy, cielo,

dulce, una muñeca—en tus brazos.

En tu mente soy,

en tu mente soy, cielo,

sexy; yo fallezco—en tu—abrazo.

Por el cuello cógeme;

grítame que soy más bella que—un clavel.

[CORO]

Al despertar…

Al despertar…

[KATHERINE HOWARD Y CORO]

Al despertar…

Lo único, lo único…

[KATHERINE HOWARD]

Lo único que te—interesa… Muac.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: