Reseñas de libros

Otro laberinto borgiano

Carla Fonte reseña «La muerte y la brújula», un intrincado juego narrativo en el que Borges pone a prueba, una vez más, al lector.

Carla Fonte

Ficha técnica 

N.º de páginas: 225

Editorial: DEBOLSILLO

Idioma: castellano

Encuadernación: tapa blanda

ISBN: 9788499089508

Año de edición: 2018

Plaza de edición: ES

Dos son las conclusiones que podemos extraer del título que Borges, intencionadamente o no, dio a su famoso cuento «La muerte y la brújula». La primera, que los hechos que allí se narrarán son de naturaleza sombría. La segunda, que estos hechos no siguen el orden normal de los acontecimientos, sino que se verán envueltos en un aura de confusión para la que se necesitará una buena orientación.

Esta orientación nos la proporcionará nuestro protagonista, el detective Erik Lönrot, una persona centrada, un puro razonador. 

El asesinato de un rabino adinerado en una habitación del Hôtel du Nord, una serie de volúmenes relacionados con la secta Hasidim y el Tetragrámaton encontrados en su placard, y una supuesta nota necrófila que reza «La primera letra del Nombre ha sido articulada» desconciertan al detective Lönrot. Este, que más que un crimen fruto del azar ve en las pruebas un entramado complejo, se lanza, desde la erudición de los libros del muerto, en pos del asesino. Y aquí es donde empieza la magia de Borges.

A través de los ojos avispados de Lönrot, el lector se sumerge en una imbricada sucesión de asesinatos, tres para ser exactos, que guardan una simetría en el tiempo —cada asesinato tiene lugar el día 3 de cada mes— y una simetría en el espacio —estos se perpetúan en tres lugares equidistantes, formando un perfecto triángulo equilátero—. Tejidos en una especie de laberinto simétrico en el que las formas y las escrituras juegan un papel fundamental, los crímenes demuestran ser de tan perfecta morfología que logran confundir al lector y al propio Lönrot, quien se verá abocado hacia un final inesperado.

«La muerte y la brújula» constituye un intrincado juego narrativo en el que Borges, maestro de la narrativa y de los argumentos laberínticos, consigue centrar toda la atención del lector en la narración misma.

El cuento gira en torno al propio acto de lectura que Lönrot hace de las pruebas del crimen y cómo esta lectura lo lleva a tomar decisiones acertadas, aunque poco convenientes. Así pues, la gracia del relato reside en la interpretación de lo narrado y no en lo narrado en sí. Brillantemente urdido, escrito con una pasión y riqueza inigualables y cargado de detalles, guiños y giros que sorprenderán al lector: este cuento de Borges no tiene desperdicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: