Ensayos y artículos Literatura

Nuevas relecturas del Modernismo

Los estudios sobre el Modernismo hispanoamericano han centrado su eje en la parte más externa del texto literario. Una nueva revisión de sus autores más influyentes permite observar aristas mucho más complejas que subyacen en este movimiento del siglo XIX.

Carla Juárez Pinto (@carlajuarezpinto)

Yo no soy un poeta para muchedumbres. Pero sé que indefectiblemente tengo que ir a ellas.

(Darío, 1907, p. 4).

Es innegable la existencia de una laguna conceptual que ha ahondado en la teoría del movimiento modernista desde sus inicios. La concepción del imaginario dariano como un mundo fantasioso, ajeno, lejano y extraño al lector —ya sea el contemporáneo a Darío o nosotros mismos— es una opinión que ha perseverado entre la crítica literaria desde que el joven poeta publicara sus primeros poemarios. 

Se puede entender mucho más la conexión de Darío con el verdadero mundo que lo rodeaba si hacemos referencia a una de las cartas que escribe a Vicente Acosta en la que menciona una de sus grandes preocupaciones:

Todo hombre de arte es aborrecido o despreciado o visto con indiferencia, por los que se dedican a los negocios. Se nos considera a los hombres de pluma como consumidores que nada producimos. Somos seres que no hacemos nada.

(Darío, 1890, citado por Sequeira, 1964, p. 315).
Mujer en París. Extraído de «F. Champenois Imprimeur-­Editeur», de A. Mucha, Art Renewal Center.

Esta última cita entronca con las ideas que están siendo rescatadas y que tratan de conectar el Modernismo con la sociedad del momento y ponerle pies en tierra a los escritos de Darío. Lo cierto es que, en palabras de Mattalia (1997), el Modernismo como movimiento no es más que una adaptación de lo estético a las nuevas condiciones impuestas por el asentamiento del capitalismo.

Un nuevo sujeto totalmente anihilado por esta nueva forma de concebir la sociedad va a tomar las riendas en la definición del campo de las letras del momento. El nuevo mercado del movimiento modernista implicaba, de algún modo, la creación de un estilo que fuera capaz de conmover a la nueva sensibilidad del lector de la modernidad. Por todo esto, era necesario un producto donde la sociedad se viera de algún modo reflejada y, así, el Modernismo no podía no tomar parte del problema. Zavala (1989) ha insistido en que, en la lírica hispánica de fin de siglo, la presencia de cisnes, hadas y princesas son, en cierto sentido, el propósito de deconstruir un mundo racionalizado y normativo.

Unión carnal entre Leda y Zeus. Extraído de la copia de «Leda y el cisne», de M. Buonarroti, The National Gallery.

Schulman (1997) plantea dos actitudes distintas ante esta industrialización y masificación que había traído consigo la modernidad. Por un lado, la que defiende y asienta sus bases en el poder socioeconómico y tecnológico y, por el otro, la producción estética y antiburguesa. En cualquiera de los dos casos, ambas caras de la misma moneda muestran cómo se trata de construir una crisis de conciencia que, en palabras de Schulman, generará la visión contemporánea del mundo.

Este hecho es fundamental para tratar de explicar lo que planteamos en este ensayo. El mundo interior de Darío y su subjetividad es mucho más relevante en el texto de lo que se ha venido enunciando por la crítica. Todo esto se ve mucho más claro si pensamos en las influencias de Rubén Darío: el Romanticismo y el Simbolismo francés están presentes en toda su carrera poética y, en ese sentido, la subjetividad y la preocupación por el hombre es un hecho. Sin duda, ser simbolista era una forma de alejarse de las ideologías burguesas que Rubén Darío acogió y adaptó a la literatura modernista con gran solidez.

La industrialización contada por Charles Chaplin. Extraído de Tiempos Modernos, de C. Chaplin, Youtube.

¿Cómo, entonces, podemos entender a un Rubén Darío que no esté angustiado por el momento que le ha tocado vivir? En muchas ocasiones habría reiterado el poeta la frase ya conocida internacionalmente “Yo no soy un poeta para muchedumbres. Pero sé que indefectiblemente tengo que ir a ellas”. Es muy interesante, en ese sentido, recordar las palabras del académico Horacio Peña que nos pueden hacer reflexionar acerca del papel que ejerce la crítica en la figura de un autor. Casi se le podría atribuir a la crítica el mismo papel en este asunto que tenía aquel rey burgués de Azul que dejó que el poeta se helara en su jardín.

Rubén es un poeta para las muchedumbres, pero nosotros no hemos sabido llevar a Rubén a las muchedumbres. Hemos dejado a Darío en manos de los eruditos, de los darianos, y de los antidarianos y hemos traicionado la profecía de Darío de llegar a las muchedumbres, al pueblo.

(Peña, 2020, párr. 13).

Detrás de toda esta teorización, hay una indudable voluntad del Modernismo por vincularse con los problemas reales de América Latina que le ha sido renegada a Darío desde sus inicios. El poeta a la intemperie del cuento que mencionábamos antes, aunque parezca estar en un país de sueños en un palacio maravilloso con estatuas griegas y mármoles blancos, en realidad está en un espacio material y trasladable a la realidad del momento que perfectamente podría ser Buenos Aires o Santiago de Chile. Solo si miramos a Darío desde esta perspectiva, podremos entender la poética posterior que vive preocupada por el destino del hombre.


Bibliografía

Buonarroti, M. (1530). Leda y el cisne (copia). [Imagen digital]. Recuperado de https://www.nationalgallery.org.uk/paintings/after-michelangelo-leda-and-the-swan

Chaplin, C. (Prod y Dir.). (1936). Tiempos modernos. Estados Unidos: Charles Chaplin Productions. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=HAPilyrEzC4&t=2093s

Darío, R. (1907). Cantos de vida y esperanza: los cisnes y otros poemas. Barcelona: F. Granada y Cía.

Llopesa, R. (2004). El ojo del sol: ensayo sobre literatura nicaragüense. Valencia: Instituto de Estudios Modernistas.

Mattalia, S. (1997). Miradas de Fin de Siglo: lecturas modernistas. Valencia: Tirant lo Blanch.

Mucha, A. (1897). F. Champenois Imprimeur-­Editeur. [Imagen digital]. Recuperado de https://artrenewal.org/artworks/f-champenois-imprimeur-and-173editeur/alphonse-maria-mucha/4411

Peña, H. (2020). ¿Es Rubén Darío un poeta para muchedumbres? Recuperado de https://www.auroraboreal.net/literatura/ensayo/2303-es-ruben-dario-un-poeta-para-muchedumbres

Schulman, I. A. (1997). El modernismo de Rubén Darío: la otra dimensión. Revista Anthropos: huellas del conocimiento, 170/171, 40-51.

Sequeira, D. M. (1964). Rubén Darío: criollo en El Salvador. León (Nicaragua): Hospicio.

Zavala, I. M. (1989). Rubén Darío bajo el signo del cisne. Puerto Rico: Universidad de Puerto Rico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: